El lado espiritual de la danza

La danza no solo es un arte que encanta nuestros sentidos, sino que también tiene un profundo impacto en nuestro lado espiritual. En este artículo, exploraremos el fascinante mundo del lado espiritual de la danza y cómo esta expresión artística puede conectarnos con lo divino. ¡Prepárate para sumergirte en una experiencia única que elevará tu espíritu!

El lado espiritual de la danza
El lado espiritual de la danzaEl lado espiritual de la danza

Empecé con la danza del vientre hace unos seis años.

yo era horrible

Al principio, como con cualquier disciplina, es importante aprender primero la técnica adecuada.

“Debes conocer las reglas antes de romperlas”, como dice el refrán.

Había sido un patinador sobre hielo competitivo durante muchos años en mi juventud. De alguna manera, esto fue una ventaja: conocía la postura de baile adecuada, tenía un sentido de mi cuerpo y lo que lo hacía lucir elegante. Pero en otros sentidos, hizo que fuera más difícil romper con los hábitos de patinaje sobre hielo (que se parecen más al ballet clásico) y relajarse en este estilo muy diferente y picante del Medio Oriente.

Hubo muchos momentos incómodos en mi dormitorio con un espejo de cuerpo entero. ¿Por qué era tan difícil hacer que un maya pareciera fácil? ¿Y una ondulación inversa? Era como un truco de magia. ¿El cuerpo humano realmente hace eso?

Y luego sucedió. Algo hizo clic. El ritmo de los tambores de mano de repente pareció sincronizarse naturalmente con el latido de mi propio corazón. Ya no estaba pensando, solo lo estaba haciendo. Todo bailarín conoce este momento en el que de repente eres capaz de poseer un estilo.

Ahora se le permite romper las reglas.

Creo que este es el momento en que la danza se transforma de la técnica a una poderosa forma de expresión espiritual que se puede usar para generar poder en los rituales, agregar sabor a sus ceremonias y ayudarlo a sintonizarse con su conexión mente/cuerpo.

Aquí hay algunos consejos para ayudarle a entrar en este estado de ánimo.

1. Elige un estilo. Algunas personas dicen que esto es innecesario. No estoy diciendo que la improvisación total no pueda tener su propio tipo de poder y belleza. Pero como regla general, creo que la mayoría de las disciplinas espirituales son solo eso:disciplinas El yoga, la meditación y la lectura del tarot se benefician de un cierto período de estructura en el que el enfoque es aprender algo que no necesariamente surge naturalmente al principio. Así que elige algo. Cualquier estilo servirá, pero los estilos que he encontrado son especialmente propicios para la expresión espiritual: la danza del vientre, las tradiciones africanas, la danza tribal y los estilos de danza del Lejano Oriente.

2. Quita la técnica del camino. Dependiendo de su nivel de habilidad, esto puede llevar semanas, meses o incluso años. Pero vale la pena el esfuerzo de conocer realmente un estilo determinado lo suficientemente bien como para ejecutarlo con fluidez. Esto es similar a aprender otro idioma. Siéntase lo suficientemente cómodo con él para conversar con fluidez, sin “tartamudear” a través de las transiciones o quedarse atascado en la forma adecuada.

3. Elija música que realmente le hable. Su experiencia puede ser diferente. Mi esposo tiene una tienda de discos. Su gran manía favorita es la tendencia de la gente a ser elitista sobre los gustos musicales. “El placer de la música es una reacción química en el cerebro. Para algunas personas, Barbara Streisand realmente lo hace. No soporto a Barbara Streisand. No lo entiendo en absoluto. Pero tampoco lo juzgo”. Bien dicho, amor. No recomiendo a Barbara Streisand para bailar, pero entiendes el punto. Elige música que te conmueva a ti, no a otra persona.

4. Limpia el espacio. Si el humo no te molesta, intenta difuminar. O rocíe agua de manantial, o sal, o lo que sea que haga para limpiar un espacio antes de cualquier ritual. Esto puede ayudarte a entrar en el estado de ánimo adecuado y a pensar en la danza más como un ritual que como una experiencia puramente física.

5. Dedica tu práctica a algo. Dilo en voz alta, si no te sientes demasiado tonto. “Dedico mi baile a sanar mi cuerpo y mi mente”. “Dedico mi baile a la deidad X”. “Dedico mi baile a dormir en paz esta noche”. Este simple acto de enfocar conscientemente tus intenciones hace maravillas con el poder de la expresión.

6. Siente, no pienses. Este es un gran salto. Acabas de pasar todo ese tiempo pensando. Eso es lo que es la técnica de aprendizaje: tienes que pensar. Es mucho más cerebral. No me sorprendería en absoluto si realmente usas una parte diferente de tu cerebro para aprender la técnica. Pero ahora es el momento de dejar eso a un lado y dejar que su “piloto automático” se haga cargo. En lugar de pensar en las transiciones, la postura y el equilibrio, solo piensa en la música: ¿hacia dónde te está guiando la música?

7. Cierra los ojos. Encuentre un espacio abierto agradable con algo de privacidad. Guarde los movimientos complejos que requieren mucho equilibrio para más tarde. Por ahora, apégate a algo fácil y concéntrate en el simple placer del movimiento.

8. En caso de duda, respira. Si comienza a pensar demasiado en su baile, simplemente regrese a su respiración como lo haría durante la meditación. Esta es la meditación en movimiento, y se aplican todos los mismos principios.

9. Tener una experiencia fuera del cuerpo. Está bien, en realidad no. Quiero decir que sería genial, pero no apuntemos a las estrellas todavía. Aún así, cuanto más te acerques a creer que no tienes el control de tus movimientos, mejor. La idea es abrirse lo suficiente a algo “superior” o trascendente para que te permitas ser guiado por él, en lugar de guiarte a ti mismo. Intente imaginarse a sí mismo como un títere de hilos, con cien hilos diminutos que conectan incluso los músculos más pequeños de su cuerpo con el techo, y permita que otra persona “mueva los hilos”. Eso suena muy raro, pero no puedo encontrar una mejor metáfora.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




El lado espiritual de la danza

Preguntas frecuentes sobre el lado espiritual de la danza

¿Qué es el lado espiritual de la danza?

El lado espiritual de la danza se refiere a la conexión profunda entre el arte de la danza y la espiritualidad. La danza puede ser una forma de expresión que nos conecta con nosotros mismos, con los demás y con lo divino. Algunas personas encuentran en la danza una vía para la elevación espiritual y la conexión con fuerzas superiores.

¿Cuál es el origen del lado espiritual de la danza?

El lado espiritual de la danza tiene raíces ancestrales en diversas culturas alrededor del mundo. Desde los antiguos rituales de danza en las tribus africanas y las danzas sagradas en la India, hasta las danzas de trance de los aborígenes australianos, la danza ha sido utilizada como una forma de comunicación con lo divino.

¿Cómo se relaciona la danza con la espiritualidad?

La danza puede ser una herramienta poderosa para conectar el cuerpo, la mente y el espíritu. A través de la danza, se puede experimentar un estado de trance o meditación en movimiento, logrando así una conexión profunda con el mundo espiritual. Además, la danza puede ayudar a liberar energía bloqueada, sanar traumas emocionales y encontrar un sentido de paz y equilibrio interior.

¿Existen prácticas de danza espiritual específicas?

Sí, existen diversas prácticas de danza espiritual en diferentes tradiciones. Algunas de ellas incluyen la danza sufí en el Islam, la danza whirling dervish, la danza ritual de la diosa en el Hinduismo, el Dervish danzante en Turquía, y la danza extática en algunas comunidades indígenas. Estas prácticas buscan alcanzar un estado de unión con lo sagrado a través del movimiento y la música.

¿Qué beneficios puede aportar el lado espiritual de la danza?

La práctica consciente de la danza desde un enfoque espiritual puede traer múltiples beneficios. Algunos de ellos incluyen:

  1. Conexión interior: La danza puede ayudarnos a conectar con nuestras emociones más profundas y nuestro ser interior.
  2. Expresión emocional: La danza es una forma de liberación emocional, permitiéndonos expresar de manera auténtica nuestras alegrías, tristezas y todo tipo de emociones.
  3. Curación: La danza puede ser una herramienta terapéutica poderosa para la sanación emocional y física.
  4. Crecimiento espiritual: La danza puede ser una práctica que nos ayude a expandir nuestra consciencia y acercarnos a una comprensión más profunda del mundo y de nosotros mismos.

Para conocer más sobre la danza como una herramienta espiritual, puedes visitar es.wikipedia.org.


Deja un comentario