¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

La energía masculina, ese misterio que habita en todos los hombres. ¿Qué es realmente y cómo podemos aprovecharla al máximo? Descubre todo lo que necesitas saber sobre la energía masculina y cómo canalizarla en este artículo. ¡No te lo pierdas!

Es una pena que hoy hablemos de la energía masculina como si fuera puramente tóxica.

Y no te equivoques; hablamos de la energía masculina como si fuera puramente tóxica.

Denigramos a los hombres por ser fuertes, por necesitar tiempo con otros hombres, por ser agresivos, por ser protectores, por ser feroces.

Todas las cualidades masculinas naturales que necesitamos ahora más que nunca.

Especialmente si las mujeres esperamos recuperar nuestra energía femenina.

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

Energía Masculina

Al principio, el hombre era la fuerza.

El hombre estaba en forma, saludable, fuerte, protector, proveedor y solidario.

El hombre dio todo lo que tenía a su familia, mataría y moriría por su familia, adoraba a su mujer como si ella hiciera salir y ponerse el sol.

Y ella brilló su amor sobre él como el mismo sol.

El hombre es el proveedor, el orden del caos de la mujer.

Si la mujer es una pasión desenfrenada, entonces el hombre es el contenedor de esa pasión.

Si la mujer no tiene límites, entonces el hombre ofrece límites suaves para que ella descanse dentro.

El hombre, en su energía masculina más grande y equilibrada, es esencial para el impulso de la vida.

Lamentablemente, el miedo nos ha permitido desequilibrarnos tanto en nuestras energías femeninas como masculinas, y nos hemos perdido.

Cuando comenzamos a establecernos como sociedades, comenzamos a permitir que las preocupaciones sobre los recursos y la tierra, el territorio y el título se infiltraran.

Y peleamos.

Declaramos que la fuerza bruta era la única fuerza que importaba.

El hombre retrocedió de protector y proveedor a guardián de prisión y opresor.

Y la mujer, en su propio miedo, permitió.

Las mujeres se convirtieron en “el sexo débil”.

El hombre se convirtió en el centro.

Y, si miras a la naturaleza, verás que nunca tuvo la intención de ser así.

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

Masculinidad Tóxica

Sin embargo, debido a que se ha vuelto así, hemos vivido en una era de masculinidad tóxica.

Los hombres ejercen la fuerza bruta.

Los hombres manipulan el lenguaje religioso.

Los hombres construyen gobiernos y dioses a su propia imagen.

Y las mujeres no solo lo hemos permitido, sino que también lo hemos fomentado.

Las mujeres no están exentas de culpa en la evolución, o la devolución, por así decirlo, del hombre al salvaje.

Se ha dicho que la mano que mece la cuna gobierna el mundo, y es una dura verdad con la que debemos lidiar las mujeres.

Criamos a los niños para que sean salvajes.

Miramos para otro lado cuando nuestros muchachos sobreexigen sus agresiones, cuando intimidan y golpean, cuando faltan el respeto a las mujeres, incluso cuando violan.

Obviamente, estoy hablando en amplias generalizaciones.

Hay mujeres que no han criado así a sus hijos.

Y hay hombres que son honorables y han mantenido su masculinidad equilibrada.

Estos hombres nos protegen en tiempos de guerra, construyen monumentos de aprendizaje y fe, y apoyan y mantienen a sus familias, reverenciando a sus mujeres como el hogar y el corazón del hogar.

Estos hombres son la única razón por la que sabemos cómo es el masculino equilibrado.

Pero en todo el mundo, en gran medida, los hombres están desequilibrados.

Y lo que es peor, las mujeres también están en un estado masculino desequilibrado.

Hemos perdido el contacto con nuestra feminidad y luchamos junto a los hombres en un estado de competencia frenética.

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

Cultura del ajetreo

La cultura del ajetreo está a la vanguardia del mundo occidental, y existe en gran medida en otras partes del mundo, y Estados Unidos está a la cabeza.

Si en algo somos los primeros es en el orgullo del ajetreo.

“Dormiré cuando esté muerto.” Es un estribillo tan común que ya ni siquiera lo decimos en broma.

Somos muerto grave. Juego de palabras intencionado.

Tengo una novia que trabaja a tiempo completo, cría a cuatro hijos y se levanta a las 4 a.m. todas las mañanas para hacerle un sándwich a su esposo antes de que se vaya a trabajar.

“¿Cómo lo haces todo?” Le pregunté una vez.

“No duermo”. Ella respondio.

Ella estaba completamente seria.

Muerto grave.

Las mujeres están compitiendo con los hombres.

Los hombres están compitiendo con las mujeres.

Todos queremos ser el proveedor, el hacedor, la persona go go go, el buscavidas.

Podemos hacerlo todo todo el tiempo.

Y de hecho, somos productos de nuestro entorno.

Hace 200 años, cuando se implementó el sistema de fábricas en el mundo occidental y las mujeres se incorporaron a la fuerza laboral y comenzaron a exigir el acceso al voto, muchas personas, tanto hombres como mujeres, tenían una sola preocupación.

“¿Qué pasará con el ámbito doméstico?”

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

Era una pregunta justa.

Sigue siendo.

Y aunque la vida de una mujer en el ámbito doméstico estaba lejos de ser ideal hace 200 años, diría que hoy es aún peor.

Y peor aún, el ámbito doméstico es terrible para los niños.

¿Quién está criando a los niños, después de todo?

Nadie.

ese es quien

En un hogar que trabaja con dos padres, los niños son criados por el estado en su mayor parte. Pasan la mayor parte de sus horas cada día, cada semana, ya sea en una escuela estatal o en una guardería.

El estado tiene desde hace mucho tiempo la agenda de educar y bombear abejas obreras en ese sistema industrial que crearon hace un par de siglos.

¿Deberíamos haber permitido el acceso de las mujeres al mundo laboral?

¡Por supuesto!

¿Deberíamos haber mejorado ese ámbito doméstico que tanto nos preocupaba?

¡Por supuesto!

¿Deberían las mujeres tener acceso al voto e igualdad de oportunidades junto con los hombres?

¡Absolutamente!

Pero.

Y aquí hay un pero muy grande.

Debemos hacer todo esto con el equilibrio en mente.

Cuando nos precipitamos a ciegas, confiando en que el estado velará por nuestros mejores intereses (pista: no es así), entonces nos encontramos desequilibrados, enojados, apurados y atrapados en modo apresurado.

Y bajo un sistema patriarcal, que es el que tenemos hoy, terminamos con un montón de hombres y mujeres con una energía masculina tóxica desequilibrada.

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?
Hombre con arte corporal espiritual conceptual

Recuperando la Energía Masculina Equilibrada

Abraham Hicks nos dice que obtenemos exactamente lo que pedimos, y yo tendría que estar de acuerdo.

El punto de contraste en la experiencia humana es mostrarnos lo que no queremos para que podamos aspirar a lo que queremos.

Bueno, todos sabemos lo que no queremos.

No he hablado con una sola persona ni he leído un solo relato de una persona que se haya entusiasmado con nuestro sistema de vida actual.

Todos estamos desequilibrados.

Y nos tomó llegar aquí para ahora comenzar a dirigirnos hacia lo que realmente queremos.

No queremos la cultura del ajetreo.

Queremos tiempo con nuestras familias.

No queremos el divorcio.

Queremos relaciones equilibradas y amorosas.

Pregúntale a cualquier hombre en la tierra en su estado más honesto y te dirá que quiere sentirse valorado como hombre.

Él quiere una esposa amorosa, suave y gentil que quiera cuidar a sus hijos.

Quiere un trabajo que le resulte significativo, con el que pueda conectarse, y quiere ganarse bien la vida haciendo ese trabajo.

Quiere mantener a su familia.

Quiere poder proteger cuando llegue el momento.

Los hombres tienen tendencias naturales a proveer, proteger, afirmar por una razón.

La agresión es más natural en los hombres porque las mujeres necesitan ser vulnerables y blandas durante nuestros años fértiles.

Los hombres necesitan poder convertirse en monstruos para poder defenderse de los monstruos.

¿Podríamos vivir todos alineados y nunca tener que preocuparnos por los monstruos?

Seguro.

Pero a medida que entramos en una era de iluminación, todavía estamos muy lejos de eso.

Y fuimos creados, naturalmente, para estar en equilibrio unos con otros.

papel de la mujer

Sé que la mayoría de mis lectores son mujeres, por lo que es fundamental que incluya aquí el papel que deben desempeñar las mujeres en la recuperación de la energía masculina.

Podemos reclamar nuestra propia feminidad.

Podemos suavizar. Podemos ser más suaves. Podemos recibir, permitiendo que nuestros hombres nos sirvan y nos provean.

Podemos abrirnos, permitir y rendirnos.

La mano que mece la cuna es verdaderamente la mano que gobierna el mundo.

Marcamos el tono.

Establecemos los límites.

Alentamos a nuestros hombres a ser hombres, a apoyarnos como líderes en nuestros hogares y en nuestras comunidades.

Nosotros somos los que tenemos la visión.

Ellos son los que tienen la fuerza y ​​las habilidades para dar vida a esa visión con nosotros.

Tenemos mucho que hacer como madres y en nuestras propias ambiciones.

Debemos permitirles compartir nuestros deberes asumiendo sus roles como hombres equilibrados.

¿Significa eso que todos los hombres deben trabajar fuera del hogar y que todas las mujeres no deben trabajar en absoluto?

Obviamente no.

Aquí estoy, ganándome la vida, trabajando en algo que me apasiona, mientras crío niños pequeños y dirijo mi hogar.

El punto no es volver a la edad oscura.

El punto es encontrar una nueva forma de equilibrar nuestras energías para que ambos podamos estar en nuestro estado más divino y alineado.

Entonces, despertamos.

Entonces, hemos alcanzado la verdadera iluminación.

¡Feliz manifestación!

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

¿Qué es la energía masculina y qué hacemos con ella?

La energía masculina es un concepto relacionado con los atributos y características que generalmente se asocian con el género masculino. Esta energía puede ser descrita como activa, poderosa, directa y orientada hacia el logro de metas y objetivos.

La energía masculina se encuentra presente tanto en hombres como en mujeres, ya que todos tenemos una combinación única de energías femenina y masculina. Es crucial comprender que la energía masculina no se limita exclusivamente a los hombres, sino que es una fuerza que existe en todas las personas.

Preguntas frecuentes sobre la energía masculina:

  1. ¿Cuáles son algunas características de la energía masculina?

    La energía masculina se caracteriza por ser activa, lógica, analítica, racional, enfocada en enfrentar desafíos y tomar decisiones. También se asocia con el liderazgo, la confianza, la competitividad y la determinación.

    Puedes obtener más información sobre las características específicas de la energía masculina aquí.

  2. ¿Cómo utilizamos la energía masculina en nuestra vida diaria?

    La energía masculina puede ser utilizada para establecer metas, tomar decisiones difíciles, enfrentar desafíos y perseguir objetivos. También puede ser canalizada para desarrollar liderazgo, iniciar proyectos, tomar acciones decididas y lograr un equilibrio entre trabajo y vida personal.

  3. ¿Es la energía masculina más importante que la energía femenina?

    No, la energía masculina no es más importante que la energía femenina. Ambas energías son igualmente importantes y necesarias para lograr un equilibrio y armonía en nuestras vidas y relaciones. Comprender y honrar tanto la energía masculina como la femenina nos permite aprovechar todo nuestro potencial.

  4. ¿Cómo podemos equilibrar nuestra energía masculina y femenina?

    El equilibrio entre la energía masculina y femenina es una tarea individual y personal. Algunas prácticas que pueden ayudar incluyen la auto-reflexión, la meditación, el cultivo de intereses y habilidades propios de ambas energías, y la aceptación y valoración de todas las características personales sin juzgarse a uno mismo.

  5. ¿Qué ocurre si la energía masculina prevalece sobre la energía femenina?

    Un desequilibrio en favor de la energía masculina puede llevar a una desconexión con las emociones, falta de empatía, rigidez en las relaciones y una concepción limitada de la masculinidad y feminidad. Es importante integrar y armonizar ambas energías para alcanzar una vida plena y satisfactoria.


Deja un comentario