Romper una maldición o un maleficio

¿Estás listo para descubrir cómo romper una maldición o un maleficio? En este intrigante artículo, te revelaremos los secretos y rituales más efectivos para liberarte de cualquier energía negativa que esté obstaculizando tu vida. ¡No te pierdas esta oportunidad única de encontrar la paz y recuperar tu felicidad!

Las palabras más poderosas que puedo decirte cuando se trata de romper una maldición o maleficio son las siguientes:

¡No existe tal cosa como una maldición o maleficio!

En serio.

Escuche estas palabras alto y claro.

Intégralos en tu ser completo.

poseerlos.

Conviértete en ellos.

Más bien, conviértete en la persona que cree en ellos hasta los huesos.

Romper una maldición o un maleficio

Las maldiciones y los maleficios no son reales

Y el infierno tampoco.

¿Acabo de dejarte boquiabierto?

Bien.

Quedarse.

Estoy en una buena racha.

Aquí está la cosa, la gente puede lanzar maldiciones. Pueden conjurar maleficios.

Y puedes crear tu propio infierno viviente.

Pero todo es ilusión.

El poder del amor es infinitamente más poderoso que el poder del odio o el miedo, por lo que alguien puede sentarse con un ritual, invocar a los “dioses oscuros” (por cierto, tampoco hay tal cosa) y clavar alfileres en un muñeco de vudú, y si todos están llenos de amor propio y alineados con la Fuente de Energía, la llamada maldición no los afectará en lo más mínimo.

Como dice Abraham Hicks, un asesino entrenado podría tener una foto tuya, estar fuera de tu edificio y tener un rifle de francotirador apuntándote mientras caminas afuera, y si estás alineado con Source, te extrañarán cada vez.

Ese es el poder del Amor.

Romper una maldición o un maleficio
Pájaro volando en el cielo con una espectacular formación de nubes en el fondo. Luz que brilla a través que da un valor simbólico de vida y esperanza.

La negatividad es real

Ah, dirás, pero ¿y si no estoy alineado con la Fuente? ¿Qué pasa si no estoy lleno de amor propio?

Entonces, claro, una maldición puede sentirse real para ti.

Todavía no es el resultado de que otra persona te haya hechizado o clavado alfileres en un muñeco de vudú, pero si no tienes la energía adecuada, sí, puedes ser absolutamente influenciado para odiarte a ti mismo, para tener miedo, para estar enojado, para atraer la oscuridad a tu vida.

Después de todo, atraes lo que eres.

Si te sientes oscuro durante el tiempo suficiente, has superado el estado de ánimo y has entrado en un temperamento.

El mundo apesta.

La gente es horrible.

Si algo puede salir mal, saldrá mal.

Estas son declaraciones hechas por personas con un temperamento negativo.

Pero recuerda, la negatividad es una experiencia puramente humana.

Fuera de la humanidad, todo es neutral.

En términos del Universo en general, todo es amor, expansión, creación, infinito.

Recuerda, eres el Universo teniendo una experiencia humana, por lo que eres imposible de matar, infinito e inevitable.

Romper una maldición o un maleficio

Tu cuerpo puede morir, pero tu espíritu nunca lo hará, por lo que simplemente te reciclas en otro cuerpo humano cuando lo deseas, cuando lo deseas.

Otro Abraham Hicks cita: “nunca puedes equivocarte, y nunca lo lograrás”.

Eso es todo.

Ahora, si te encuentras atrapado en una espiral negativa, puedes sentirte maldito.

De hecho, es posible que hayas creado tu propio infierno viviente.

Existe este gran momento en la serie de novelas gráficas Lucifer, escrita por el gran Neil Gaiman, que también es un episodio en el programa de Fox creado a partir de las novelas.

Lucifer, el diablo que llegó a Los Ángeles, está ayudando a su amigo detective e interés amoroso a resolver un asesinato.

Solo que el hombre que cometió el asesinato parece no recordar haber cometido el asesinato y finalmente se suicida.

Luego, se despierta del suicidio para encontrarse de nuevo al comienzo del misterio del asesinato, como el Día de la Marmota.

Es una historia larga y sinuosa de dolor y pasión que termina con la cámara, en el programa, tomando una panorámica para revelar que el hombre está atrapado en una cámara del infierno, encerrado allí por su propia conciencia culpable, que es incapaz de enfrentar.

Otro gran momento cinematográfico es el de la película de Robin William What Dreams May Come.

Una pareja tiene dos hijos que mueren trágicamente al comienzo de la película.

Luego, dentro de unos meses, el esposo también muere en un trágico accidente.

La esposa no puede soportar el dolor y por eso se suicida.

Cuando los hijos y el esposo se despiertan en el cielo, descubren que la esposa está en el infierno.

No porque se haya suicidado como nos diría la religión, sino porque está tan atrapada en su propio dolor que no se permite ascender al cielo.

Y, nos dicen las reglas, no puede ser liberada por otro.

Ella sólo puede liberarse a sí misma.

Estas dos historias, entre tantas como ellas, son metáforas perfectas de cómo vivimos nuestras vidas.

El cielo y el infierno están aquí, aquí en la tierra con nosotros.

Podemos elegir en cada momento si queremos vivir en el cielo o en el infierno.

Y sólo nosotros podemos liberarnos.

Romper una maldición o un maleficio

Cambia tu programación por romper una maldición

Así que crees que estás maldito.

Crees que estás en el infierno.

Usted puede ser.

Pero es su programación la que los mantiene allí.

Te has atrapado en el infierno, y culpar a una maldición, a un enemigo, a un abusador, solo te hunde más en tu propio infierno.

Debes recuperar todo tu poder.

El Dr. Bruce Lipton, un biólogo celular que ha estado estudiando el comportamiento humano durante más de 50 años, dice que todos somos como computadoras humanas.

Tenemos programas en nuestras mentes, llamados nuestro subconsciente, que nos conducen todo el día en piloto automático.

“El 95% de tu día lo pasas en piloto automático”. Él dice.

Tu subconsciente gobierna todo.

El otro 5% del día, estás consciente, completamente despierto y creando.

¿El resto del tiempo?

Tu conciencia está pensando.

¿Entonces?

Muchos gurús y personas espirituales te dirán que simplemente seas más consciente.

Romper una maldición o un maleficio

Sé consciente todo el día.

Estar completamente presente en cada momento.

¡Imposible!

Necesitamos nuestra conciencia para pensar.

Necesitamos nuestra conciencia para conspirar y planificar, para desear y desear, para estar ocupados haciendo el trabajo de prepararnos para lo que está por venir: nuestra vida de ensueño.

El problema es que, muy a menudo, nuestro consciente, lo que decimos que queremos, es muy diferente de nuestro subconsciente, lo que realmente estamos haciendo.

¿Por qué?

Bueno, el Dr. Lipton dice que toda nuestra programación proviene de los primeros siete años de nuestra vida humana.

Todo lo que hicieron y dijeron nuestros padres, todo lo que hicieron y dijeron nuestros maestros, todo nuestro trauma temprano, todas nuestras alegrías y dolores, todo forma nuestro subconsciente.

Y pasamos el resto de nuestras vidas viviendo esos primeros años una y otra vez.

Como ese hombre atrapado en su propia cámara infernal.

¿Y cuando intentas cambiar?

¡Es tan doloroso!

Cuando su conciencia va en contra del piloto automático de su subconsciente, se encuentra con una gran resistencia que puede sentirse como un ataque de pánico, como ansiedad, como depresión, como aún más oscuridad.

Entonces, ¿cuál es la respuesta entonces?

Cambia tu programación.

Tomará trabajo.

Probablemente será doloroso, especialmente al principio, y será feo al principio.

¿Pero entonces?

Entonces se pone tan hermoso.

Me encanta la analogía de la oruga que se convierte en mariposa.

No es un proceso instantáneo.

La oruga se convierte primero en una sustancia pegajosa asquerosa y desordenada en el capullo antes de usar todos sus materiales para convertirse en una mariposa y, literalmente, masticar su camino hacia la libertad y el vuelo.

Debes entrar en la fase goo.

rompiendo la maldición

Ahora, su trabajo más importante está por hacer.

Debes limpiar tu energía y llegar a “romper la maldición” bajo la que estás tan seguro.

Rendirse

El primer paso para romper la maldición, más allá de darte cuenta de que no hay maldición, es rendirte a tu poder superior.

Reconoce que no puedes controlar tu vida y destino, tu camino, tu cielo e infierno, con pura fuerza de voluntad.

Debéis entregaros y tener fe en vuestro interior, guiándoos siempre hacia la luz, el amor, el cielo en la tierra.

Rendirse.

Meditar

Luego, implemente una práctica diaria de amor propio, comenzando con la meditación.

La meditación es donde más a menudo encontrarás tu ser interior.

Antes de hacer cualquier otra cosa cada mañana, siéntese durante 20 minutos y aquiete su mente, quédese quieto y sumérjase en una conexión con su ser superior.

Dormir bien

Es muy difícil ser alegre y abundante si no se duerme bien.

Asegúrese de obtener sus 8 horas de sueño todas las noches, pase lo que pase.

Este es un acto supremo de amor propio en este mundo de cultura bulliciosa.

Ámate lo suficiente como para descansar.

Comer bien

Trata tu cuerpo como un templo porque es uno.

Coma sus frutas y verduras de temporada, de granjas orgánicas locales ricas en nutrientes.

Invierta en carne orgánica criada en pastos.

Bebe agua limpia.

Haz té con hierbas sagradas.

Convierte la comida en un acto de amor propio.

Este acto incluye eliminar toxinas como el exceso de alcohol y azúcar, que están destinados a ser golosinas, no alimentos básicos diarios.

Mueve tu cuerpo

Simplemente no puedes estar molesto todo el tiempo si mueves tu cuerpo.

Cree una rutina diaria en la que camine, corra, ande en bicicleta, nade, haga algo al aire libre.

El cielo te está esperando.

rendirse de nuevo

Y cuando todo esté dicho y hecho, ríndete de nuevo.

Y otra vez.

Serás activado.

Te enojarás.

Estarás triste.

Todo esto es normal.

Simplemente ríndete de nuevo.

Y cada vez que lo hagas, sentirás que la “maldición” desaparece un poco más.

Ese es el verdadero acto de romper una maldición.

¡Feliz manifestación!

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas Frecuentes – ¿Romper una maldición o un maleficio?

Preguntas Frecuentes – ¿Romper una maldición o un maleficio?

1. ¿Qué es una maldición o un maleficio?

Una maldición o un maleficio son creencias populares que se basan en la idea de que ciertas acciones o palabras pueden causar daño o desgracia a una persona o a su entorno. Se cree que estas acciones o palabras tienen la capacidad de invocar fuerzas sobrenaturales o energías negativas.

2. ¿Cómo puedo saber si estoy bajo una maldición o un maleficio?

La creencia en las maldiciones y los maleficios varía según la cultura y las tradiciones, por lo que identificar si estás bajo una maldición o un maleficio no es una tarea sencilla. Sin embargo, algunas señales comunes podrían incluir mala suerte persistente en diferentes aspectos de la vida, problemas de salud inexplicables o una sensación constante de malestar.

3. ¿Es posible romper una maldición o un maleficio?

La creencia en la posibilidad de romper una maldición o un maleficio también varía según la cultura y las tradiciones. Algunas personas creen en la existencia de métodos o rituales específicos que pueden ayudar a romper estas influencias negativas. Sin embargo, es importante recordar que estos métodos no tienen base científica y la efectividad de los mismos es bastante discutible.

4. ¿Existen expertos en la ruptura de maldiciones o maleficios?

En algunas tradiciones espirituales o religiosas, existen personas que se dedican a la práctica de romper maldiciones o maleficios. Estos expertos pueden usar diferentes herramientas o realizar rituales específicos para ayudar a las personas que creen estar bajo la influencia de una maldición o un maleficio. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos servicios pueden variar ampliamente en su legitimidad y resultados.

5. ¿Cómo puedo protegerme de una maldición o un maleficio?

Aunque la protección contra maldiciones o maleficios no tiene una base científica, hay algunas prácticas comunes que se cree que pueden ayudar. Estas incluyen llevar amuletos de protección, como cruces o piedras, realizar limpiezas energéticas en el hogar o en el lugar de trabajo, y mantener pensamientos positivos y una actitud optimista.

6. ¿Qué otros temas relacionados con las maldiciones y los maleficios debería conocer?

Hay muchos temas relacionados con las maldiciones y los maleficios que vale la pena explorar, como el origen histórico de estas creencias, los diferentes tipos de maldiciones existentes en diferentes culturas, y las historias famosas asociadas con casos de maldiciones o maleficios. Para obtener más información sobre estos temas, puedes visitar es.wikipedia.org.


Artículo escrito y creado por el equipo de redacción de MiPaginaWeb.com.


Deja un comentario